viernes, 11 de diciembre de 2009

Cosas que pasan, si sos yo … o si tenés un doctorado en (in)motricidad fina y de la otra como yo

El otro día volví a mi casa bastante cansada y con ganas de comer algo un poco más sustancioso. El tema es que desde que vivo sola me la paso a ensalada, no porque sea una fanática de mi cuerpo, porque vamos quién podría ser fanática de un cuerpo como el mío, eh?!, sino porque es lo que menos ensucia. No deja planchas para lavar, ni asaderas, ni cacerolas, ni cacharros, se prepara rápido, todo cierra.
Entonces abrí mi freezer y lo único que encontré ahí fue un tupper con unas milanesas de andá a saber cuándo. “Buá, es lo que hay”. Prendí la compu y me lavé las manos. Volví al tupper, lo abrí y ahí apareció la cuestión. Las milanesas estaban pegadas. “¡Es un trabajo para el Tramontina! ¡Sí, sí, sí el Tramontina! “Así que abrí el primer cajón (porque en toda casa que se precie de tal los cubiertos están en el primer cajón), saqué un Tramontina y puse manos a la obra.
En eso siento la ventanita del MSN, era Mariano “menos mal porque ya estamos como a miércoles, querido”

Mariano:- ¿En qué andás?
Andre:- Luchando por despegar una milanesa de la otra para poder ponerla al horno. ¿Vos?
Mariano:-
Nada, boludeando. Che …. Sabés? La pasé bien con vos el otro día.
Andre:- Sí, yo también. Me bancás un cacho que soluciono el temita pegatina de milanesas y vuelvo …. ¡Muero de hambre!
Mariano:- Ok …

Retomé la ardua operación de separar esos dos engendros empanados. Estaba dale que dale con el Tramontina tratando de mandarlo al medio pero las muy hijas de puta de las milanesas no querían ni hacerme un huequito. En eso apareció Tomasita y empezó a morderme los talones. Finalmente logré introducir el Tramontina en el medio, iba casi por la mitad y …..

Andre:- AYYYYYYYYYYYY! PUTA QUE TE PARIÓ! AYYYYYYYYYYY!

De inmediato borbotones de sangre empezaron a brotar de la yema de mi índice izquierdo. “Y la yema sangra como la mierda. Ay! me empiezo a sentir floja Ay! empiezo a temblar! Ay! necesito parar esta sangre, necesito no verla más”
Corrí al baño, encontré alcohol pero no había ni gasa ni algodón ni nada que se le pareciera. “Necesito encontrar algo para no verme más la sangre La sangre siempre hizo que mi presión se vaya al carajo y más si la que sangra soy yo. “Bueno, pensá rápido Andre, pensá… ¿qué podés usar para parar esto?” En eso escuché ventanita del MSN …

Mariano:- ¿Vivís?

Volví a la cocina. Agarré la azucarera y empecé a tirarme azúcar como loca arriba del dedo. Alguna vez habré leído o escuchado o alguien me lo habrá dicho o simplemente lo habré soñado (esa es la explicación que le doy a todo lo que no puedo explicar) que el azúcar hace cicatrizar o ayuda a parar la sangre o no sé.

Mariano:- ….. ¿?
Andre:- Perá, perá que tuve un accidente. Me sale sangre, me baja la presión….

Mientras escribía eso el teclado empezaba a tornarse un poco pegajoso y la fucking sangre no paraba, no paraba “claro es que si seguís moviendo el dedo no va a parar, ¡boluda!”
Volví al baño “a falta de algodón, buenas son las toallitas femeninas, menos mal que soy minita” Abrí el paquete de Siempre Libre y saqué una. La rompí y salió el algodón más choto del mundo de ahí adentro. “No hay otra cosa” Puse el dedo abajo del agua, lo limpié, la tapita de la piel rebanada se movía como si estuviera arriba del Samba. Me tiré alcohol en la herida y empecé a soplar mientras gritaba “puto Tramontina es tu culpa” y volvía soplar. Tapé con el algodón la cosa mientras hacía presión con la otra mano para parar la hemorragia. Volví a la compu

Mariano:- Decime dónde estás que te llevo una curita, un cuarto de helado y un pote de dulce de leche para subirte la presión …

10 comentarios:

  1. jajajajaja creo que me bajo la presion, no puedo ni leer la palabra "sangre" xD

    Punto 2, es un tierno, no digas que no jajajaja

    Punto 3, lo hable mil veces con mi psico (se lee saico) y con varias de mis amigas... y la conclusion es que vuelvo, una y otra vez por que estoy fuckinmente enamorado de ella =/

    ResponderEliminar
  2. ¡Genial Mariano!y ¡buenisimo para vos! ... no me perdere el próximo capítulo de esa aventura que vivis.

    ResponderEliminar
  3. Este chico es genial, que dulce! Y no sos la unica que se corta tratando de separar milanesas, jajaja a mi me pasa!

    ResponderEliminar
  4. Cuando contaste lo de las milanesas... ya sabia el final de tu dedo... Chiqui si te sirve de consuelo nos paso a todas las q vivimos solas alguna vez. ojo con las hamburguesas pasa alto por el estilo...

    Q grande Mariano, me cae bien el nene.

    ResponderEliminar
  5. yo ya te di una solucion efectiva para lo de las milanesas. Sirve tambien para las Hamburguesas.

    Anoche, todo de 10. Despues te cuento =)

    adiose

    ResponderEliminar
  6. Pobre!! espero que tu dedo este mejor :) Mariano un sol desde luego, espero que haya más citas.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. ¡Hiciste todo el teatro del cuchillo y la sangre para que él vaya a socorrerte!

    ResponderEliminar
  8. Pobre dedo!!!
    Pero capaz después ligo mimos, habrá que ver como sigue.
    Sobre el azúcar, es verdad, ayuda a cicatrizar, pero cuando ya detuviste la sangre.
    Y para que no te vuelva a pasar nada mejor que las láminas de plástico, como las que separan los fiambres chetos. Se llaman separadores de freezer. Eso te garantiza poder sacar solo la porción que vas a comer, sin tener riesgo de terminar en el hospital con el dedo en una bolsita con hielo para que te lo reimplanten.

    Saludos.
    Andrea

    ResponderEliminar
  9. Aguante Mariano, che.
    Y no,separar milanesas con tramontina no es buena idea. Proba con ponerlas en el microondas la próxima.

    ResponderEliminar

Si cada uno "hace lo que puede" ma' decí lo que se te antoje, querés!